¿Por qué se supone que esta vez el adelgazamiento será para siempre?

La OBESIDAD es un verdadero flagelo que azota a nuestra sociedad y que afecta de manera directa o indirecta a todas las familias.

Los que tenemos problemas con la balanza hemos hecho toda clase de dietas y hemos tenido éxito en muchas ocasiones, pero una y otra vez hemos recuperado con creces los kilos perdidos hasta caer en el desánimo y la resignación.

Los obesos y los gordos tenemos organismos ahorrativos: si las calorías que ingerimos exceden a las que consumimos en la actividad diaria inevitablemente aumentamos.

El único mecanismo real para bajar de peso consiste en consumir menos calorías que las que quememos en la actividad diaria, de tal manera que nuestro organismo se vea obligado a recurrir a las reservas que tenemos almacenadas en forma de grasa. O sea: Comer menos.

Pero esto es lo mismo que hemos hecho una y otra vez, obteniendo exitosos resultados transitorios que resultaron fracasos en definitiva, ya que en períodos cada vez más breves recuperamos esos kilos bajados.

Razonémoslo: Las dietas funcionaron, lo que no funcionó fue el intento de sostener los resultados.